Consejos para el verano si tienes perro

Consejos para el verano si tienes perro

Con la llegada del verano nuestros perros pueden sufrir quemaduras en sus almohadillas, deshidratación o golpes de calor, pudiendo acabar con la vida de tu perro. Por este motivo es muy importante saber qué no debemos hacer para evitar esto y reducir los riesgos.

 

  • Agua limpia y siempre a su disposición: puedes echar unos cubitos de hielo para que esté más fresquita, pero cuidado, porque algunos perros se lo comen.
  • Paseos a horas más frescas y evitar pasear por zonas de sol en las horas de más calor para evitar quemaduras en las almohadillas. Las almohadillas son una zona muy sensible y aunque no se quejen, sufren con mucha facilidad quemaduras en esta época del año. Tú llevas calzado, ellos no. Puedes probar a tocar el suelo con la mano durante 5 segundos para ver si está caliente. Especial cuidado en zonas de asfalto y arena.
  • Ejercicio físico: no hagáis grandes caminatas o ejercicios intensos en las horas de más calor.
  • Bozales: no utilices bozales que no dejen jadear a tu perro, ya que es su forma de regular su temperatura. Los típicos de nylon o tela que no les dejan abrir la boca del todo no son aptos en ninguna época del año, pero en esta menos aún. Si el perro no puede jadear por el bozal que lleva, aumentan la probabilidad de que sufra un golpe de calor que puede ser mortal.
  • No rapes a tu perro, sea de la raza que sea. Aquí tienes toda la información pero básicamente, el pelo protege de las quemaduras, enfermedades y actúa de termorregulación, tanto en invierno como en verano. Aunque tengas un husky o un perro de pelo largo, están más fresquitos manteniendo un manto en correctas condiciones. 
  • Puedes poner una piscina si tienes esta opción, ya sea pequeña o incluso un barreño para que puedan refrescarse, aunque no a todos los perros les gusta el agua ni todos tienen una zona para ponerlo.
  • No dejes al perro en el coche ni siquiera 5 minutos, puede morir de un golpe de calor (por desgracia no sería el primero).
  • Hay mantas refrigerantes para que se tumben en verano y están fresquitas, son como camas. No a todos los perros les gustan, pero a algunos ¡les encanta!
  • Puedes hacer helados caseros con fruta y kéfir, e incluso rellenar algunos juguetes como los kongs.

 

En caso de sufrir un golpe de calor, acude a tu veterinario de forma urgente. Puedes llamar sea la hora que sea para que te indiquen qué hacer y avisar que vas de camino y qué le ocurre a tu perro.

 

Espero que os haya servido esta información =)

Regresar al blog

Deja un comentario